Blogia
Kiribati

El Chisme y Yo

El Chisme y Yo No tengo ni idea de por dónde me viene la aversión al teléfono.
Una podría ser tímida y tal. Podría ser una persona con problemas para comunicarme. Pero no es el caso, no.
Hombre, tampoco es que tenga vocación de relaciones públicas, pero así, en vivo y en directo, hablo cuando tengo ganas de hablar y me gusta escuchar también. Y me gusta mucho reirme con las personas reidoras. Y hablar de temas y eso, tomando un café. A los dependientes, camareros, etc. me dirijo muy buenamente, con amabilidad y casi siempre con una sonrisa, porque están las criaturas trabajando y yo sé lo jodido que puede llegar a ser el trato con el público.
Luego está lo de mi psicóloga, lo que hablo delante de ella. Que hay que echarle un par para hablar de ciertas cosas mientras miras a los ojos a una persona que apenas conoces, por muy psicóloga que sea. Bueno, lo de "apenas conoces" vale para el principio, que ahora ya nos une una relación con solera de años.
Por escrito no sólo me comunico, sino que me encanta.
Vamos, que no hay mayor problema.
Entonces, ¿qué me pasa a mí con el teléfono?
Sé de buena tinta que existen personas que oyen sonar el aparatejo y hasta se ponen contentas. O no se ponen de ninguna manera, sólo lo cogen y ya, sin hacer tragedias griegas.
Yo, cuando le oigo sonar, pienso: "Vaya, ¿quién será el pelmazo?". O directamente decido que no lo cojo, a no ser que se trate de alguien de la familia más cercana. Casi siempre termino por cogerlo, pero haciendo un esfuerzo de voluntad importante. (Esfuerzo que espero se me valore, por cierto, ya que no es ninguna tontería).
Esto es una fobia, ni más ni menos.
Una fobia sin explicación. A mí nunca me ha pasado nada con ningún teléfono: jamás aparato alguno ha intentado asesinarme, ni siquiera cuando tenían cable.
Y es chungo, la verdad, porque, primero: tengo amigos muy queridos que viven lejos. Segundo: que puede pasar cualquier cosa interesante y yo encontrarme en pleno ataque de anti-telefonitis, y no enterarme.
Tercero: que la gente termina por hartarse, porque no siempre entienden que tengo un verdadero problema y se creen que les estoy dando esquinazo.
¿Y en el trabajo? Pues lo cojo, claro. Pero con disgusto.
Véase el caso: yo he hablado algunas veces con mi super-jefa, así in person. He dicho lo que tenía que decir, sin alterarme ni ponerme nerviosa ni ná. Y, con la misma persona, por teléfono, he tenido por dentro un verdadero ataque de pánico con sudores fríos incluídos.
Ni mi psico se lo explica.
Voy a tener que poner solución, coger al toro por los cuernos y empezar a llamar yo a diestro y siniestro, hasta que la angustia se reduzca a un puntito fácilmente ignorable.
Que se preparen, je.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Kiri -

No es una manía, reina de los melones. Es una fobia, que no disciernes.

¿El Escorial?

¿?¿?¿?¿?¿?

La_web_ona -

El misterio del teléfono asesino. Cada día estoy más convencida de que los papis te recogieron en algún puente camino de El Escorial.
Si sólo fuese esa una de sus manias.......

Kiri -

Hombre, así al pronto me parece un poco heavy, jaja.

Aber -

No te convence, ¿verdad?

Kiri -

Pschá...

Aber -

Kiri, tendrás que someterte a una de esas terapias anti-fobia en las que uno se encuentra en una habitación a solas con aquello que más teme por única compañia. Podrían dejarte en la centralita del departamento de quejas de Telefónica, por ejemplo. Sería toda una prueba de fuego.

Kiri -

Sí, el contestador mola.
Pero yo el plan mío es quitarme la fobia.
A ver qué tal.

Ana* -

Pues yo fobia no le tengo (tengo otras, claro), pero sí manía. Lo veo como una intrusión en la intimidad. Estás tan pichi leyendo o lo que sea y ¡RRRRIIIIIIINNNGGGGG! hala, lo tienes que dejar todo y ponerte a ello. Por eso mi gente querida sabe que a veces, si he tenido un día largo en el trabajo y llaman por la noche, ni lo cojo. ¿Para qué está el contestador?

Kiri -

Bueno, si existe un problema que te pueda afectar a través del teléfono, es normal dar un respingo cuando suena.
Lo malo es que lo mío no tiene causa que yo pueda identificar.
Y lo del móvil come aparte. Menudo invento de Satán: estás siempre localizable y controlado. Haces muy bien en apagarlo. Yo no lo apago por si me llama Alicia con alguna cosa urgente, que si no, ya ves tú.
Menudo rollo de móvil.

Gru -

En fin, Kiri, que no me parece una fobia tan rara... Es que yo también la tengo, ahora menos, claro. Hubo una época en la que tenía que desenchufar el teléfono por la noche porque me daba miedo que sonara. Lo llegué a pasar realmente mal por el teléfono, aunque la causa no era el teléfono en si, sino más bien otros asuntos que yo transfería al teléfono, por ser este el medio por donde me podían llegar los problemas. En fin.

Ahora ya lo llevo mucho mejor, con casi normalidad, aunque a veces, cuando suena, doy un respingo.

El movil siempre lo llevo apagado. En fin. No sé ni para qué lo tengo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres