Blogia
Kiribati

Palabras Mayores

Palabras Mayores Ella come pizza y dice:

-Si alguien murmura "amor mío" en tu oído mientras te abraza, quizá luego no has de sorprenderte de estar al día siguiente tan abstraída que suene el teléfono, y vuelva a sonar, y te digan:"Eh, ¡que suena el teléfono!", y te lo vuelvan a decir... Y tú no te enteres.
Así fue como se me perdieron ayer cinco minutos, de los cuales no recuerdo absolutamente nada.
El problema, el verdadero problema, es que no supe qué responder a ese "amor mío" y que sigo sin saber qué responder.
No puedo haberme vuelto insensible.
¿O sí?
¿Qué se contesta en un caso así?: ¿gracias, igualmente?; ¿y usted que lo vea?.
Lo que realmente me gustaría responder es un "te quiero", claro.
Pero es que le tengo mucho respeto yo a ciertas palabras. Porque, si uno dice te quiero, la vida de uno cambia sustancialmente y ya nada vuelve a ser lo mismo. Palabras mayores. Son palabras mayores.

Pues sí, bonita, sí. Tienes razón. Palabras mayores.

Ahora, que te repita eso de "amor mío", pero con la ropa puesta. :-))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Gru -

El morbo, el morbo que da un alzacuellos. La gimnasia produce dulces sueños, ya lo ves. Todo son ventajas.

Kiri -

Es que yo tengo endrogamiento cerebral propio.
Muy molón el profe con sotana y alzacuellos, con lo cachas que es.

Gru -

Jajajaja

En fin. Feligresas, fornicio, lo prohibido... ¡Cómo te lo pasas de bien, muñeca!

Kiri -

He soñado que mi profe del gimnasio era un cura de pueblo. Un cura que pecaba de fornicio con las feligresas.

Kiri -

Estoy viendo que me he levantao graciosa hoy.
Será que he soñado una cosa que...uy, uy...
:-))

Kiri -

Cierto. Creo que son los hijos los que maman, jaja.

Ya, si estoy de acuerdo.
Y además se complica todo con que cada una de esas palabras tan importantes y tal, significan algo distinto para cada uno. O eso, o que yo las entiendo de otra manera. Que es que soy muy mía yo.

De todas maneras, mira que poco dice nadie, en lugar de te quiero o te tengo mucho cariño o bla bla:"toma, reina, 6.000 euros para tus gastos". Eso es semántica, eso.

La disteclia no es preocupante. Aún eres joven para que sea síntoma de senilidad. :-P

Gru -

Quiero decir "se ama a los hijos" en lugar de "se mama". En fin, que ando torpe con esta disteclia.

Gru -

"Y uno no siempre puede o quiere alterar su vida para adecuarla a la de otra persona.
En realidad me parece muy injusto que, del hecho de enamorarte, se derive la sensación apremiante de que hay que formar una pareja" Dijo Kiri.

Pues sí, Kiri. Se puede amar muy ricamente sin hacer lo que en teoría se tiene que hacer. Y uno no tiene porqué entregarse y darse cuando está enamorado cambiando cosas en su vida que a uno le gustan por el simple hecho de que ya no "debe ser así". Hay muchas formas de amar, y esa, la de la negación de uno mismo (que tanto aparece en la literatura) es muy perjudicial para la supervivencia. Bonita para leer sí.

Las palabras no están envenadas. Realmente no significan más que el significado que queremos darle. Palabras como "amor", son palabras muy usadas, desde que uno es niño (se mama a los hijos, aunque a veces hay que ver con qué tipo de amor y si ese amor no es un chantaje etc.), y luego fantaseadas en la literatura, en los enamoramientos... Por eso tienen esa carga tan fuerte, por el uso que se le hayan dado, y por el hecho de ser tan imprecisas, comodín para tantas cosas. "Amor" es una palabra prostituída, que se ha usado mucho para manipular. Una palabra compleja y un tanto enigmática porque en su nombre ha habido tantas cosas buenas y tantas malas...

En fin, yo tomo nectarinas (cuando me entra la ansiedad e lió a mordiscos salvajes con ellas), que la pizza me engorda y ya he cogido diez kilitos. Después, la recuperación va a ser ardua, porque me gusta mucho comer bien. Y el chocolate. ;-)

Kiri -

He nacido en la realidad equivocada y me dan bastante miedo las consecuencias. Temo que mi semántica personal entre en colisión de tal manera con la semántica del mundo que me rodea, que me vuelva tarumba del todo.
Pero esto ya no tiene retroceso posible. Soy como soy, así me forren a leches.

Gracias, Aber, monamug. :-))

Aber -

Sí, las palabras llevan una carga significativa que muchas veces ignoramos. Seguimos a pies juntillas todos los supuestos que supone esa carga semántica sin apenas notarlo. Y esa palabra, "amor", es quizá una de las que más significados se ha apropiado. Alrededor de ella circulan toda una serie de supuestos que no están acostumbrados a verse en tela de juicio.

Bonita entrada, amor mío.

Kiri -

A esa chica que come pizza le gustaría haberse enamorado.
Pero no lo llama amor cuando quiere decir algo diferente. Ha visto a mucha gente obrar así, y la sigue viendo, y le parece que esa gente no es dichosa.
Para eso, es mejor no llamarlo de ninguna forma.
Las palabras las carga el Diablo: cada una despierta una sugerencia nueva en nuestra mente, da lugar a una serie de imágenes. Y, lo más peligroso, parece que algunas palabras requieren decisiones, cambios, descolocaciones y recolocaciones.
Y uno no siempre puede o quiere alterar su vida para adecuarla a la de otra persona.
En realidad me parece muy injusto que, del hecho de enamorarte, se derive la sensación apremiante de que hay que formar una pareja.
Yo no quiero vivir en pareja.
Pero sí quiero enamorarme.
Y lo establecido como norma-no-escrita me lo está poniendo difícil.
Mientras, divago y como pizza. Poca, que engorda.

Kiri -

Si me hablas de tu
Soria, te hablaré de la mía. Si es que está de la mano de Dios.
No recuerdo que me erotice ninguna comida. A mí lo que más me pone de los mancebos es:
-miradas.
-palabras.
-torso.
No necesariamente por ese orden.
En cuanto a mi propia imaginación, lo que suelo necesitar es frenarla, asi que mejor sin afrodisíacos ni ná. Pues lo que me faltaba, ya ves tú. :-)))

Gru -

Soria, Soria, Uhhhh...

Esos paisajes los llevo dentro. A veces los respiro incluso. Hay algo muy fuerte en mi vida con Soria. Me deja hipnotizada. En fin, ya hablaré de ello que ahora no tengo tiempo. (Qué envidia me das, Kiri, con eso de haber estado en La Soria profunda este finde)

Yo llevo meses sin probar la lechuga y no he notado demasiados cambios... Aunque ahora no ando para experimentos de ese tipo, la verdad. ;-)

Kiri -

Muchísimas gracias, Luis.
Bueno, yo tampoco ligo casi nada. Como me paso la vida durmiendo la siesta...
:-)

Luis Muiño -

Os han engañado: la lechuga es anafrodisíaca, o sea, que tiene el efecto contrario. Deja la líbido por los suelos. Lo sé yo que no ligo nada...porque me gusta mucho la ensalada. Vamos, digo yo que será por eso ?-)

Me encanta el post. Gran capacidad la tuya para describir estados de ánimo...

Kiri -

Por cierto, vuelvo de pasar el finde en los campos sorianos de la España profunda.
He visto muchos, muchos árboles. Y la luna llena (o casi) sobre el Monte de las Ánimas.
Y he tomado la decisión de que volveremos a ser campistas, como hace años.
Y ahora voy a dormir la siesta, que he comido lechuga. :-P

Kiri -

Hola, Gru, rebienve.
Sí, claro, la historia cambiaría, aunque no sustancialmente.
La lechuga tiene el efecto de dar sueño. Lo de afrodisíaca no sé, lo del sueño sí. A mí me da sueño, por lo menos.
La pizza, la lechuga, la ropa o la desnudez cambian el sentido de las palabras de amor. Está comprobado.

Gru -

¿Y si no comiera pizza sería igual o la historia cambiaría? Porque a lo mejor con una ensaladita de lechuga se podría llevar mejor lo de los amoríos y eso. Hace años alguien me dijo que las lechugas son afrodisíacas (yo no me lo creí mucho, claro, por eso de que debo mantener mi reputación de escéptica) ;-P
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres