Blogia
Kiribati

La opinión ajena

La opinión ajena "Yo creo que, en general, dejando aparte la opinión de los expertos, se hace demasiado caso a las opiniones de otros... Como regla básica, uno debe respetar la opinión pública lo justo para no morirse de hambre y no ir a la cárcel, pero todo lo que pase de ese punto es someterse voluntariamente a una tiranía innecesaria.
No tiene sentido burlarse deliberadamente de la opinión pública; eso es seguir bajo su dominio, aunque de un modo retorcido. Pero ser auténticamente indiferente a ella es una fuerza y una fuente de felicidad.
...Ya no hay necesidad de depender de los vecinos inmediatos para tener vida social. Cada vez es más posible elegir las compañías en función de la afinidad. La felicidad es más fácil si uno se relaciona con personas de gustos y opiniones similares...podemos confiar en que de este modo se reduzca poco a poco, hasta casi desaparecer, la soledad que ahora aflige a tantas personas no convencionales. Indudablemente esto aumentará su felicidad, pero también está claro que reducirá el placer sádico que los convencionales experimentan ahora teniendo a los excéntricos a su merced.
El miedo a la opinión pública, como cualquier otra clase de miedo,es opresivo y atrofia el desarrollo. Mientras este tipo de miedo siga teniendo fuerza, será difícil lograr nada verdaderamente importante, y será imposible alcanzar esa libertad de espíritu en que consiste la verdadera felicidad, porque para ser feliz es imprescindible que nuestro modo de vida se base en nuestros propios impulsos íntimos y no en los gustos o los deseos accidentales de los demás."

(Bertrand Russell. La Conquista de la Felicidad)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Kiri -

Cierto, pero a veces es un "no" difícil, más que por el momento de decirlo, porque hay gente que pretenden castigarte por él. Si pueden, te castigan; y si no, dan la coña hasta donde les dejas; que, por poco que les dejes, siempre es algo. Lo suficiente para cabrearte y hacerte perder tiempo y energías preciosos.
Pero sí, ese "no" es una afirmación de uno mismo, una afirmación indispensable.

Alsen Bert -

Y pensar que todo se resume en un ¡no! a tiempo, bien dicho y necesario.

PD: Es mi opinión, ¡vaya mechón de pelo le cae a la niña del espejo!

Kiri -

Estoy totalmente de acuerdo, Gru.
Y me jode un montón sorprenderme a mí misma haciendo o diciendo cosas para cumplir un papel. Es como una maldición gitana.

Gru -

La sociedad española presiona mucho para que se cumplan una serie de pautas de comportamiento y es muy difícil salirse de lo que se instaura como "lo que tiene que ser". Sin embargo, la mayoría de la gente dice una cosa (sobre todo si se trata de lo que tiene que hacer los demás) y hace otra. Se escapan por las rendijas, muchas veces una forma absolutamente inconsciente.

Kiri -

Es una de las cosas más difíciles de hacer que conozco. Pero creo que sólo el intento ya merece la pena.

Yo soy poco social. Creo que no sólo hay que intentarlo (lograrlo ya es otro cantar) en algunos ámbitos, sino en muchos.

Gru -

Es bastante difícil preescindir de la opinión ajena porque somos seres sociales, pero lograrlo en algunos ámbitos, al menos, es muy beneficioso.

Kiri -

Yo lo estoy leyendo ahora. Me está gustando mucho.
Aunque la verdad es que es muy difícil prescindir de la opinión ajena, ya que no estamos educados (y menos educadas) para ello.
Además, la gente se vuelve increíblemente dañina cuando percibe que alguna oveja díscola se distancia del rebaño.
Pero merece la pena, claro que sí.

Ana* -

"Como regla básica, uno debe respetar la opinión pública lo justo para no morirse de hambre y no ir a la cárcel"

Creo que no me daban un consejo tan bueno en mucho tiempo.

Muy bien traído, Kiri. Leí este libro hace tiempo, me han entrado ganas de releerlo. :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres