Blogia
Kiribati
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Supuesto Práctico

Supuesto Práctico La enfermera del Servicio Andorrano de Salud Floripes Cabuérniga está secretamente enamorada del apuesto joven Gonzalitos Pi, funcionario del Cuerpo de Aduaneros de Su Majestad Imperial Autrohúngara.

Demasiado tímida para hacerle saber su apasionado sentir, Floripes decide, con muy buen criterio, administrarle un bebedizo para dejarle grogui y pasar de inmediato a perpetrar la violación correspondiente, a fin de calmar sus ardores uterinos internos, ya de todo punto insoportables.

Con la intención de ganarse la confianza del joven, nuestra heroína le regala un perro, el cual se encarga de ejecutar variadas monerías perrunas, como bailar en dos patitas y ladrar canciones del Fary, que encandilan mucho a Gonzalitos. Mientras tanto, la sigilosa Floripes administra diez gotas de belladona en el café del aduanero. El efecto es fulminante y Gonzalitos, de por sí no muy recio que digamos, despierta unas horas después atado a la cama de un hospital público español. Una vía intravenosa le inocula varios litros de Viagra en sangre, al tiempo que, a escasos centímetros de su rostro congestionado, ve entre nieblas el bigote de Floripes agitado por una siniestra risa.

-¡JA JA JA!¡Vas a ser mío, pimpollo!¡JA JA JA!

Desde la cama de al lado, un señor de Murcia recién operado de hernia inguinal, se escandaliza por el mal funcionamiento de los servicios públicos.

El perro le da la razón.

Perpetrado el acto, Floripes llama por teléfono a su amiga María Soraya Bernaldez, funcionaria del Cuerpo de Bordadoras de Sotanas, Casullas y Sobrepellices del Palacio Arzobispal de Astorga, la cual le pregunta cómo ha estado la cosa.

Floripes le responde que bien, pero que Gonzalitos se ha muerto, aunque eso a ella ya no le importa nada porque, como ella ya ha calmado sus furores uterinos, pues eso.

María Soraya le responde que buah, qué flojos hacen a los tíos hoy en día, y se lamenta porque ahora su amiga tendrá que enamorarse apasionadamente de algún guardia de Corps, o de algún alcanciero, portaespatario o alguacilillo de Corte, volver a sufrir ardores uterinos, volver a encandilarle con una mascota, volver a gastarse una pasta en belladona y Viagra, y volver a extorsionar, para obtener una cama de hospital, a los responsables gubernamentales de Sanidad, bajo la amenaza de mostrar a la prensa aquellas fotos en que aparecen vestidos sólo con un tutú en plena orgía ministerial.

-Mucho trabajo es lo que dan y luego no duran nada.-concluye Floripes, abandonando la escena de su desfogue.

El perro mira al señor de Murcia, el señor de Murcia mira al perro, y ambos están de acuedo en que este es el principio de una gran amistad.

----------------------------------------------------------------------------

Preguntas:

1.-¿Ha vulnerado Floripes Cabuérniga alguna que otra disposición de la Ley de Funcionarios Civiles del Estado? Razónese.

2.-¿La actitud pasiva de Gonzalitos durante el acto administrativo perpetrado por Floripes puede considerarse abandono del servicio, el cual es susceptible de ser castigado como falta muy grave?

3.-¿A qué capítulo del presupuesto corresponde el gasto en tutús para orgías de los responsables de Sanidad?

4.-¿En qué modalidad de la Ley de Contratos del Estado podemos encuadrar la figura del perro?

5.-¿Existen pensiones de clases pasivas que cubran la contingencia de baja médica por furor uterino? Calcúlese la pensión de Floripes. ¿Y la figura de la excedencia por violaciones sucesivas de aduaneros, para las funcionarias de la Administración?. Razónese.

6.-¿Terminará ya esta gilipollez?

7.-¿Hay algún aduanero en la sala?

(El presidente del Tribunal de Oposición, 28-Enero-2004)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

KiribatiK -

Bueno, Floripes es así.
El asunto es complicado:
el perro nunca le hubiera llamado la atención a Floripes, porque el perro parece buena gente, muy en su papel de perro aunque con ideas propias e independencia de criterio. La enfermera, como buena psicótica, necesita que le dén mucha caña para así poder encolerizarse impunemente, sin sentimiento de culpa, y tener una excusa para dar caña ella. No olvidemos que se trata de una asesina psicópata más, de las muchas que hay por el mundo.
Por eso se enamora del indiferente Gonzalitos.
La cosa no podía acabar de otra manera.

Cabe desear una pronta recuperación para el señor de Murcia, así como que su amistad con el perro haya prosperado y que los dos estén dando largos paseos por alguna playa de arenas doradas.

seamos cínicas -

Qué complicada la Floripes. Todo eso para un aduanero que se le muere. Seguro que el perro le hubiera hecho mejor servicio y no se hubiera gastado una pasta en viagras y sobornos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres