Blogia
Kiribati

Conocimientos

Conocimientos Tengo un amigo del mejor tipo de amigos: los que te estimulan, los que no te dejan dormirte en los laureles, los que te dicen con la misma tranquilidad lo que haces bien y lo que no mola tanto que hagas.
Gracias a él he llevado a cabo cosas que antes nunca hacía porque yo misma me ponía cortapisas idiotas.
Por ejemplo, fue él quien me tiró de las orejas para que me soltara a conducir por el laberinto autopistero circunvalatorio de Madrid. Antes me cagaba de miedo sólo de pensar en meterme en la M-30. Ahora me recorro todas las emes habidas y por haber sin problemas.
Y esto no es ninguna tontería: para mí ha representado una de esas tareas que cuestan un mundo, pero que, cuando has conseguido dominarlas con tu propio esfuerzo, te suben la autoestima al Kilimanjaro.
Hoy he hecho otra cosa que antes... es queeee jooooo me dabaaa un corteee....: he comido en un bar de camioneros lleno de camioneros. Con calendarios de chicas tetonas y eso. Ninguna mujer, sólo la camarera y yo. La comida estaba buena y el sitio estaba limpio, ¿qué más da si yo estaba o no fuera de lugar?; ¿y qué es estar "fuera de lugar"?: pues no es nada, absolutamente nada. Una etiqueta. Nada.
Mi amigo parloteaba de política, su tema favorito, bla, bla, bla... y éramos una mesa de lo más animado porque los demás comían, callaban y miraban la tele.
Esa persona, mi amigo, es realmente especial, alguien que, de una forma o de otra, quiero conservar en mi vida mucho, mucho tiempo. Y yo creo que a él le pasa lo mismo conmigo. Ojalá.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

19 comentarios

Kiri -

Los árboles me gustan cada día más.
Hoy he pasado por un sitio lleno de acacias, donde yo jugaba de pequeña.
Son las mismas acacias todavía. Es mágico. Gracias, Bambi, ya he visto las fotos y las miraré mucho más.
Un abrazo de árbol.

Bambolia -

Por cierto, Kiri, yo tengo una amiga así: es mucho más lanzada que yo y es ella la que siempre me da el empujón que me falta a mí para terminar de decirdirme a hacer las cosas. Se agradece tanto...

De un tiempo a esta parte -antes era algo en lo que no me fijaba-, me estoy dando cuenta de lo que algunas personas que están a mi lado, me dan, por el mero hecho de estar.

Un off topic: he subido unas fotos de árboles a Milésimas. Creo recordar que te gustaban especialmente -sino me falla la memoria, que tó pué ser-. Dedicaditas p'a ti, :-)

Bambolia -

Si cuando yo digo que voy a montar un taller de costura como excusa para fomentar las tertulias, no lo digo en broma...

Kiri -

Pues a mí lo de tapacoñitos me suena a tapete de ganchillo o algo.
Les preguntaré a los camioneros del próximo bar donde vaya, que los camioneros viajan mucho y son muy sabios.

Ya os diré lo que me contestan.

La de antes -

Una ley conmutativa no, una propiedad conmutativa.

La_web_ona -

Debe de ser una ley conmutativa de los bares de camioneros el terminar hablando de condones. A propósito, una amiga farmaceutica me comentaba hace unos días un caso con un cliente.

Estaba ella despachando en la farmacia y le entró un caballero, le preguntó por sábanas. La chica le dijo, claro está, que allí no había de eso, que fuera a una tienda especializada.
El caballero se empecinó en sí,que él siempre había comprado las sábanas allí, y la muchacha que eso era imposible hasta que la conversación acabó drásticamente.

"Qué sí, que me des una caja tapacoñitos"

Kiri -

¿Eso ha sido un orgasmo?

Aber -

Aaaaaaaahhh...

Kiri -

(A s-Aber qué prácticas inconfesables llevará a cabo con los globitos de agua...)

Aber -

Y no te esfuerces, Gru. Todos sabemos que eres una italiana daltónica y de incógnito.

Aber -

Es muy divertido ver cómo alguien pide preservativos en una farmacia, y el corte que pasan. Yo no tengo ningún complejo con los hilos ni con las agujas. Si me equivoco, sé que no va a pasar nada. Estoy disculpado porque soy un hombre y los hombres no sabemos de esas cosas, ¿no?

Con lo de los preservativos me pasó una cosa curiosa. (Los uso para hacer globitos de agua, namás). Resulta que en una farmacia me atendió una chica muy jovencita que se ruborizó de inmediato al conocer mi petición. Ella pasó a la trastienda y volvió a salir transmutada en un chico joven que me miró como si yo fuera un pedófilo perverso o algo así. Qué cosas.

bluessoul -

pues me perdonarán, pero lo peor... entrar a comprar preservativos en una farmacia de pueblo

y lo más curioso, que a los hombres suele hacerseles aún más incomodo

con lo lanzados que son ellos

XD

Kiri -

Ah, pero ¿tú no eres italiana?
Juraría que tú eres italiana. Venga, venga, no te despistes.
¿Te has mirado bien?
:-P

Gru -

jajajaja

Y seguro que eso de las fajas pone... En fin.

Hace años, cuando iba a esas mercerías alguna vez también yo lo pasaba un poco mal. La razón no es porque sea un territorio femenino (creo que soy mujer, al menos biológicamente parece que funciono como tal), sino porque, aparte de no tener ni idea de cremalleras y cachivaches, siempre había alguna cotilleando y mirando de arriba a abajo.

El colmo de la mercería lo "sufrí" en Italia. Se me descosió el bajo del pantalón y tuve que entrar en una mercería de pueblo para comprar agujas, tijeras e hilo. Yo no hablo italiano e intentaba entenderme a trancas y barrancas con la mercera. Ésta intentó engañarme vendiéndome un hilo cuyo color no iba con el pantalón. Yo le dije que no, que ese hilo no era de ese color, y ella insistía. Al final me impuse y agarré el hilo que yo quería. Ya con lo del hilo claro, y mientras hacía las cuentas, en las que me clavó unos cuantos euros me dijo que yo era italiana. Le dije que no, que soy española. Y me contestó que yo era italiana hija de emigrados de su pueblo y que no quería reconocer que lo era, pero ella lo sabía.

En fin. Esa mercera era de uan surrealismo un tanto inquietante.

Ya nos contarás, Kiri, cuando lleves al mozo de mercerías. ;-)

Kiri -

Está hecho, joven. Esas mercerias molan un montón.

Luis Muiño -

Yo os propongo algo más igualitario: prometo hacer de noble caballero de cualquier dama en apuros...a cambio de que me ayudéis a vencer mi pudor. Tengo una mercería debajo de casa: a veces he necesitado cosas (cremalleras, hilo,...) y nunca he sido capaz de entrar. Suelo de madera, señoras comprando fajas, dependientas con aspecto de Sección Femenina de la Falange. El lugar es mágico, pero necesito compa... Así que cambio acompañamiento en bar de caminoneros por empujón para entrar en mercería ;-)

Gru -

Debe haber, aunque yo nunca he estado en ninguno. Conozco bares de la Europa profunda, y no tienen nada que envidiar a los bares de la España profunda. Bastante más silenciosos, eso sí, pero con el mismo ambiente de parroquianos que pasan allí el día.

Kiri -

Seguro que no tienes más que pedirlo y tu caballero te complace. Faltaba más, hombre.
¿En las Europas hay esos garitos, por cierto?

Gru -

Jo... A mí nunca me han llevado a un bar de camioneros a ver posters de tetas. Mola, sí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres