Blogia
Kiribati

El Minotauro

El Minotauro La Sombra puede morar en el centro en un Laberinto, donde es tan difícil entrar como salir. Puede alimentarse de jóvenes inocentes ofrecidos como tributo. Puede ser una aberración genética de voracidad interminable, asi como la manifestación viviente de los pecadillos familiares: un hijo al que ocultar en los subterráneos de palacio porque no da muy bien en las fotos.
Además da miedo, mucho miedo.

"El poeta latino Ovidio, en sus "Metamorfosis" nos ha dejado narrados, con su inimitable estilo, algunos detalles referentes al mito de Minos. Fruto de los amores antinaturales de su esposa Pasifae, enamorada enloquecídamente de un toro, animal siempre presente en los mitos cretenses, habría nacido un monstruo, medio hombre y medio toro, conocido como Minotauro, al que Minos decidió ocultar encerrándolo en un lugar sombrío y tenebroso (el Laberinto), cuyas mil vueltas hacían que quienes en él entraban no fueses capaces de salir. Incluso Dédalo, el arquitecto más hábil de la época, creador del Laberinto, apenas hubiera sido, el mismo, capaz de encontrar la salida.

Minos, rey de Creta, había condenado a los atenienses a pagar un duro tributo. Debían enviarle siete varones y otras tantas hembras para ser entregados a la crueldad del Minotauro. Uno de esos infelices era Teseo, hijo del Rey Egeo, pero he aquí que Ariadna, la hija de Minos, la doncella de las rubias trenzas en palabras de Homero, sintió piedad y sin duda amor por él, entregándole un hilo que Teseo ató a la entrada del Laberinto, pudiendo salir de ese modo, felizmente, después de haber dado muerte al monstruo, huyendo con Ariadna a la cercana isla de Naxos, una de las Cícladas, donde olvidando toda la gratitud que le debía tuvo la crueldad de abandonarla. En Naxos Ariadna caería en la más profunda desesperación pero sería pronto consolada por Dionisios, dios lúdico y civilizador, que tras ofrecerle su amor habría de colocar en los cielos la corona que le había dado en el deseo de hacer inmortal el recuerdo de esta princesa tan virtuosa. "

( http://www.iespana.es/antiqva/creta/minotauro.htm )

Pues no sé yo quién era más monstruito, si el Minotauro o Teseo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

Kiri -

Bah, al final sólo me ha dado pipas de calabaza y coca-cola.
En fin...

Gru -

Eso, a comer bien. Ya me gustaría a mí poder zamparme una barbacoa. :-)

Kiri -

Será mejor que parta rauda a casa de mi hermana, a que me dé sobras de barbacoa o algo.
Para recuperarme.

Kiri -

Acabo de despertar del siestorro y he soñado que perdía una cazadora en el Reina Sofia y que, para poder entrar a por ella gratis, me hacía pasar por profe de unos niños, pero luego se me escapaban todos por las escaleras y era mucho peor.
En el presente caso, la Sombra era el vigilante jurao. Mira tú.

Dios -

Arreando a verla ya.
Pecadora.
Contento me teneis todos.

Anónimo -

En la virgencita santa, si yo no he visto esta escultura, pol dios, quedaré mal ante mi erizo...

Kiri -

Coño, es verdad que me ponen anuncios de islas griegas.
La sombra nos vigila...

Aber -

No he encontrado mejores fotos. Pero me parece que cuando estuve allí le hice alguna foto... Pero no está en formato digital. Si la pereza no me vence, la escaneo y os la dejo ver. Vale la pena verla en todo su esplendor.

Kiri -

Sí, el toro parece que representaba la virilidad en el mundo mediterráneo, igual que otros animales con cuernos, juas.
La hibridación es lo que define al Minotauro, lo que le convierte en monstruo. Y sus dientes, off course.
El Laberinto es un camino interior hacia nuestra parte animal, realidad esencial de nuestra naturaleza, según David Fontana (El Lenguaje de los Símbolos).
El mismo autor señala que, en muchas culturas antiguas, los laberintos reales, construídos con setos, terraplenes, muros o simplemente pintados en el suelo, fueron escenario rituales religiosos.

Aber -

Es una escultura muy visitada :-) Fui a Vilanova i la Geltrú sólo para verla de cerca.

Para mí que los toros tienen mucho que ver con la virilidás y todo eso ;-)

Sokol -

Aber, la vaca no se ve muy bien, aunque la escultura parece interesante.

Sokol -

Por cierto que arriba, en la publicidad de tu bitácora, aparecen anuncios con hoteles en Naxos.

Sokol -

Es que los toros es lo que tienen... En fin. Yo es que soy de campo y he visto muchos por ahí sueltos.

Goethe se impresionó por la historia de Ariadna y escribió una obra que se llama "Ariadna en Naxos". Richard Strauss también tiene una ópera con ese nombre. Mola lo que dice en la sinopsis de la ópera:

"Ariadna jura ser fiel, pero espera a cada nuevo amante como a un dios". Y se va con el Baco-Dionisios, que es el más gamberro de todos, a pasaráselo bien en las orgías. Como muy romántica que muere de amor y tal. Mola la Ariadna.

Kiri -

Parece bronce,¿no, Aber?
Tiene fuerza.
Y ese cielo tan azul que se ve al fondo también tiene fuerza. Mucha. :-)

Aber -

Es uno de mis mitos preferidos. Casi puedes ponerte en la piel de los desdichados que entran en el laberinto para que se los merendara el minotauro.

Lo de Pasifae impresiona. Una de las primeras zoofílicas de la historia. La mujer se "coló" en el vientre de una inocente vaquita para poder ser fecundada por el toro.

En Vilanova i la Geltrú hay una curiosa escultura que recrea la historia de la calenturienta Pasifae.

Aquí tenéis una imagen de la escultura: http://www.pivsam.es/images/pasifae.jpg

Kiri -

(Imagen de Picasso)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres