Blogia
Kiribati

Light my fire

Light my fire Hoy a las once son días extraños.

Come on, baby,light my fire;
pero entonces nos dibujaban los rayos
sobre las fachadas de cal.
Éramos millones: millones de niños
jugando bajo millones soles.

Soles y viñas.
Soles y montañas.
Soles y caballos.
Soles y rosas.
Soles y nubes.

Nubes tapando el sol.
Riders on the storm,
pero no lo sabíamos.
No todavía.
Ahora sí, pero ahora
ya son las once y son días extraños.

¿Quién fuiste en 1967?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

29 comentarios

Kiri -

La sociedad de entonces cultivaba el miedo, en los mayores y en los niños, como la forma normal y cotidiana de vivir.
Por eso no fue posible un Jim Morrison o una Janis Joplin. Y, cuando se pusieron en tela de juicio los valores establecidos, ya cerca de la Transición, fue sobre todo en temas políticos.
Probablemente es ahora cuando nos estamos empezando a quitar del coco culpas, infiernos y terrores irracionales. En pleno siglo XXI.

Kiri -

Eso del plato de azufre es una costumbre antigua que, sí, parte de la base de que allí sigue habiendo gente aunque haya fallecido.
Para los pueblos antiguos, los muertos no se terminan de marchar del todo de la compañía de los vivos: sólo cabe realizar las prácticas necesarias para apaciguarlos.

Me parece tremendo, Bambi. Parece un relato de terror, no me extraña de cogiérais miedo. Cuando uno es tan pequeño no diferencia aún la realidad de la fantasía y se cree todo lo que le cuentan los mayores, incluso lo que le cuentan los otros niños, como me pasaba a mí con las algarrobas.

Bambolia -

Preguntamos que qué pasaba y nos dijeron que nuestro abuelo estaba en el purgatorio y que estaban limpiando la habitación de ánimas... ¡ay es nada! La habían vaciado y quitado todos los muebles y en el centro colocaron un plato de porcelana blanco con azufre... A nosotras eso nos sonó a que mi abuelo andaba flotando por allí y no quiero ni contaros cómo nos pusimos cuando supimos que ésa iba a ser nuestra habitación a partir de ese momento. Nunca pudimos dormir con la puerta cerrada y mi hermana miraba debajo de la cama todas las noches. No éramos capaces de caminar por el pasillo -era largo, muy largo- a oscuras y cuando estábamos en el comedor y llamaban a la puerta, nos peleábamos las dos por ir a abrir porque nos asustaba muchísimo hacer el recorrido. Y ése miedo se nos metió tanto en el cuerpo que en la casa de Linares nos pasó lo mismo cuando murió nuestra bisabuela, porque a pesar de fallecer en Mora de Rubielos, sabíamos que había vivido en nuestra casa y sólo eso nos bastaba para estar atemorizadas. Luché hasta hace bien poco contra esos miedos y lo recuerdo como algo paralizante, tan absurdo...

Bambolia -

Kiri, recuerdo cómo era eso de los miedos, los pecados y la maldad infinita... Siempre he sido una persona muy miedosa, pero temerosa de los muertos y de las almas errantes y esas cosas tan absurdas con las que nos asustaban de niñas. Hace relativamente poco tiempo, hablando con mi hermana y compartiendo recuerdos, llegamos ambas a la conclusión de que ese pavor tan atroz que le tenemos a lo rodea a la desaparición de las personas viene, en gran parte, por lo que nos dijeron cuando mi abuelo Mariano falleció: yo tenía tres años y ella cinco. Como estaba muy malito y hasta última hora no se supo que era cáncer, y temían por una enfermedad contagiosa, nos llevaron a casa de un familiar durante lo que duró la agonía. Cuando ya vinieron a por nosotras -es increíble cómo es posible que tenga recuerdos de los tres años, pero algunos son imágenes fotográficas-, al llegar a casa, vimos que la puerta de su habitación estaba cerrada con un cordel.

Gru -

Pues no quiero ni imaginar cómo sería en los cuarenta...

Yo nunca me pude aprender el Credo de memoria, y eso que mi abuela (una gran, grandísima persona, muy católica, como las mujeres de su época) me hacía rezar todas las noches y yo siempre he tenido una memoria estupenda. Me sabía de memoria todas las capitales de Europa y algunas de otros continentes, pero el Credo no me entraba. El Padre Nuestro y el Ave María me salían de corrido.

Y eso, que no hubo manera. Como no hice la comunión no hubo problema al respecto, y además, me libré de confesar mis numerosos pecados. :P

Kiri -

A mí me gustaba muchísimo vivir en aquel barrio. Cuando nos vinimos a Leganés, en el 70, para mí que salimos perdiendo en muchos sentidos.

Allí vivíamos en un edificio que era (y es) como una corrala típica de Madrid, con sus broncas vecinales y sus adulterios y todo.
Ahora, cuando alguna vez pasamos por delante, a mi hija le fascina.

Respecto a las cosas demoníacas, del infierno y todo eso, nos contaban toda clase de historias a los niños. Y con todo lujo de detalles, claro.

El infierno era el sufrimiento eterno, el dolor terrible que no se acabaría nunca. Y, como amenaza, era constante y cotidiana. Si desobedecías a tus papás, si te peleabas, si contabas la mínima mentirijilla, si no te sabías el Credo de pe a pa...
Y esto era en los años sesenta. Me imagino cómo sería la cosa en los cuarenta.

Kiri -

Yo tampoco conocía apenas nada de Jim Morrison hasta hace un par de años. La cosa es que murió en el 71, asi que no es de ayer precisamente. Es normal no haber oído mucho de él si no te pones expresamente a ello.

Gru -

Esas eran las vainas de algarrobo, imagino. Sí, parecían demoníacas.

Recuerdo el Retiro (la Chopera) con los triciclos esos gigantes, (para mí eran gigantes) amarillos y rojos que se alquilaban un rato. Eso sí me gustaba mucho. Por aquí, mi chico, que se ha criado a dos pasos del Retiro me dice que también se acuerda de los triciclos. Es que eran molones.

Sobre cuestiones demoníacas no recuerdo yo nada en especial. El sonido del viento, que me daba mucho miedo cuando silbaba, y posteriormente, las historias de la Verónica.

La canción que dices la conozco porque la he oído alguna vez. Lo que ocurre es que, aunque conozco la fama de Jim Morrison (claro), no tengo nada de él. Si lo escucho me gusta, pero no he profundizado ni he tratado, hasta ahora, de conocerlo mejor.

Kiri -

Esta es la letra de Light My Fire:

You know that it would be untrue
You know that I would be a liar
If I was to say to you
Girl, we couldn't get much higher.

Chorus:
Come on baby, light my fire
Come on baby, light my fire
Try to set the night on fire.

The time to hesitate is through
No time to wallow in the mire.
Try now we can only lose
And our love become a funeral pyre.

Chorus
The time to hesitate is through
No time to wallow in the mire.
Try now we can only lose
And our love become a funeral pyre.

Chorus
You know that it would be untrue
You know that I would be a liar
If I was to say to you
Girl we couldn't get much higher.

Chorus
Try to set the night on fire.
Try to set the night on fire
Try to set the night on fire
Try to set the night on fire.

Luego la traduzco.

Kiri -

Joer, pues yo creo que ni los patos de Mariano de Cavia habían aparecido en el mundo aún.
Pero sí, iba de paseo hasta el Retiro y jugaba en la rosaleda.
Y nunca pisaba las vainas secas del suelo que se habían caído de los árboles porque una niña me había dicho que eran el Demonio.
Y que si las pisabas te quedabas cojita.
Decía: "Mira, yo me he quedado cojita por pisar una", y andaba a pata coja un rato, con una pierna encogida, que se
ataba con la goma de saltar.
Yo me lo creía y tó.

Gru -

Y seguro que ibas a ver los patos a la plaza Mariano de Cavia...

Esa zona de Madrid me es muy conocida. Viví por allí durante cuatro años.

De Morrison ando un poco perdida, eso sí. No conozco gran cosa de él.

Kiri -

Por cierto: en Rolling Stone de este mes hay un pedazo reportaje sobre la muerte de Jim Morrison.

Kiri -

Eh, eh, que yo hablo de MIS temas personales.
Y en mi blog, guapa. Tú en el tuyo pones lo que quieras. Y, no, no me parece buena idea mezclar las cosas.

Continúo:

Iba al cole cerca de mi casa, en la calle Granada. Las seños nos ponían en corro alrededor de su mesa y un día me dieron una medalla por saberme un tema gore donde los haya:
-"¿Quién mató a los niños mártires Justo y Pastor?.
-El Emperador Romano, seño"

"El" emperador romano.
Es que no nos habían enseñado que hubiera más y creíamos que sólo había existido uno. El Emperador Romano era el mal por antonomasia, la encarnación de Satán en la Tierra.
Y los santos Justo y Pastor, naturales de Alcalá de Henares (donde cuatro huevos son dos pares, como dice invariablemente mi padre cada vez que oye la mención de la ciudad), el paradigma del bien y el ejemplo para todos nosotros, tiernos infantes.
Todo eso mientras el Rey Lagarto encendía el fuego por ahí.

(continuará...)

La-web-ona -

"Y verás,"web-ona": dadas nuestras circunstancias personales, tal vez no sea lo más adecuado que hablemos de temas personales, aunque esto no sean más que divertimentos, a través de los comentarios en un blog. Es un error duplicar las relaciones, vivirlas en dos mundos a la vez: el de la realidad cotidiana y el de internet.
Lo de la duplicación ya está hecho y es difícil deshacerlo, pero a lo mejor habría que tomarlo con más calma y con prudencia.
En esa duplicidad, es internet lo que hay que sacrificar, obviamente."
22/08/2004 16:00:16

EN EL FONDO LA VENGANZA SÍ QUE ES DULCE.

Kiri -

Pues yo nací en 1961. Es decir, que en agosto de 1967, que es cuando se presentó al mundo Light my Fire de The Doors (creo que es mi canción favorita), yo tenía casi seis años.
Con seis años, yo era rubia, canija y con la cabeza bastante gorda.
Mi hermana y yo tenemos una foto más o menos de entonces. Ella también tenía la cabeza gorda. La peinaban con un kiriki al que llamábamos la fuente de Atocha, por su parecido con un surtidor.
Efectivamente, era saltadora de cuna. Sin casco. Tampoco lo necesitaba.
Tengo que decir que la ataban a la pata de la mesa del comedor porque entonces no se conocían los corralitos para bebés y esas cosas; al menos, no se conocían en Avenida Ciudad de Barcelona, que es donde vivíamos, justo al lado del emblemático Puente de Vallecas.
Yo solía liberarla porque me daba mucha pena ver al pobre bicho privado de libertad. Luego me regañaba mi madre, claro.
Después sigo, nietecillos míos.
Cof, cof.
:-P

Kiri -

Sí, definitivamente soy la abuelita de todos, y encima me mola.
Si es que soy mu rara.
Luego cuento cosas, que estoy con el antivirus y eso.

Bambolia -

Jooo, web, qué aventurera eras ya siendo una bebita, :-)

Yo fui muy lanzada también: nací un mes antes y en el ascensor, cuando llevaban a mi madre al paritorio. Todo un prodigio en cuanto a prisas se refiere. Para mí, que va a ser ése el motivo por el que soy tan sumamente nerviosa, sip -Bambolia en plan "interpretadora de comportamientos socialmente estandarizados"-.

He dicho, :-D

Prefiero unos guantes de esos que llevan los dedos cortadicos, para poder teclear y tener las palmas de las manos calentitas.

Gru -

A mí me vendrían bien unas manoplas, Kiri, que por aquí hace frío...

Soy del 71. Me hubiera gustado nacer en el 69, pero no hubo suerte. ¿Algún afortunado-a del 69 por aquí?

La_web_ona -

¿En el 67? Según dicen andaba haciendo puenting desde la cuna. Precoz que ha sido siempre una.

Kiri -

Si acaso, os tejeré unas manoplas.

Kiri -

Mi hermana también nació en el 66.
Eso quiero yo, una casa tranquila en un lugar paradisíaco para mimarme a mí sola. No hay bufanditas que valgan, hala, :-P

Bambo -

Si te sirve una que nació en el 66...

Recuerda que el futuro era en una casa en algún lugar pariadisiaco, en plan tranqui, mimándote y mimando a la peña... o sea que lo de las bufanditas no estaría de más, jajaja.

Kiri -

Joer, me veo tejiéndoos bufandas en plan agüela.
Bueno, seguro que alguno que pulule por aquí es todavía más viejecito que una servidora.

bluessoul -

ejem

io también me temo que debía ser aun proyecto (o no, porque mi madre, segun dice, no pensaba siquiera en sexo a según que edades), óvulo a la espera de fecundación u otra suerte

pero que conste que me gustan The Doors

light the fire, baby

muacks

Kiri -

Pero qué jovenzuelos sois todos. :-P

Aber -

Yo en 1967 era un Don Nadie, poca cosa menos que ahora, en 2004. ;-O (Un guiño de admiración, por qué no...)

Gru -

Buenas noches y descansa bien (o no, pero hagas lo que hagas que sea placentero). ;-)

Kiri -

Gracias, gracias.
Yo era una repipi.jajaja.
Mañana te escribo unas cosillas por mail, muñeca.
Buenas noches.

Gru -

Posíblemente una ameba o una lagartija (como mucho, una mangosta). Aún no había nacido.

(Me gusta el texto)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres