Blogia
Kiribati

La Dama de Shalott

La Dama de Shalott Aambos lados del río se despliegan

sembrados de cebada y de centeno

que visten la meseta y el río tocan;

y corre junto al campo la calzada

que va hasta Camelot la de las torres;

y va la gente en idas y venidas,

donde los lirios crecen contemplando,

en torno de la isla de allí abajo,

la isla de Shalott.

El sauce palidece, tiembla el álamo,

cae en sombras la brisa, y se estremece

en esa ola que corre sin cesar

a orillas de la isla por el río

que fluye descendiendo a Camelot.

Cuatro muros y cuatro torres grises

dominan un lugar lleno de flores,

y en la isla silenciosa vive oculta

la Dama de Shalott.

Junto al margen velado por los sauces

deslízanse tiradas las gabarras

por morosos caballos. Sin saludos,

pasa como volando la falúa,

con su vela de seda a Camelot:

más ¿quién la ha visto hacer un ademán

o la ha visto asomada a la ventana?

¿O es que es conocida en todo el reino

la Dama de Shalott?

Sólo al amanecer, los segadores

que siegan las espigas de cebada

escuchan la canción que trae el eco

del río que serpea, transparente,

y que va a Camelot la de las torres.

Y con la luna, el segador cansado,

que apila las gavillas en la tierra,

susurra al escucharla: “Ésa es el hada,

la Dama de Shalott”.

II

Allí está ella, que teje noche y día

una mágica tela de colores.

Ha escuchado un susurro que le anuncia

que alguna horrible maldición le aguarda

si mira en dirección a Camelot.

No sabe qué será el encantamiento,

y así sigue tejiendo sin parar,

y ya sólo de eso se preocupa

la Dama de Shalott.

Y moviéndose en un límpido espejo

que está delante de ella todo el año,

se aparecen del mundo las tinieblas.

Allí ve la cercana carretera

que abajo serpea hasta Camelot:

Allí gira del río el remolino,

y allí los más cerriles aldeanos

y las capas encarnadas de las mozas

pasan junto a Shalott.

A veces, un tropel de damiselas,

un abad tendido en almohadones,

un zagal con el pelo ensortijado,

o un paje con vestido carmesí

van hacia Camelot la de las torres.

Y alguna vez, en el azul espejo,

cabalgan dos a dos los caballeros:

no tiene caballero que la sirva

la Dama de Shalott.

.

Pero aún ella goza cuando teje

las mágicas visiones del espejo:

a menudo en las noches silenciosas

un funeral con velas y penachos

con su música iba a Camelot;

o cuando estaba la luna en el cielo

venían dos amantes ya casados.

“Harta estoy de tinieblas”, se decía

la Dama de Shalott.

III

A un tiro de flecha de su alero

cabalgaba él en medio de las mieses:

venía el sol brillando entre las hojas,

llameando en las broncíneas grebas

del audaz y valiente Lanzarote.

Un cruzado por siempre de rodillas

ante una dama fulgía en su escudo

por lor remotos campos amarillos

cercanos a Shalott.

Lucía libre la enjoyada brida

como un ramal de estrellas que se vé

prendido de la áurea galaxia.

Sonaban los alegres cascabeles

mientras él cabalgaba a Camelot:

y de su heráldica trena colgaba

un potente clarín todo de plata;

tintineaba, al trote, su armadura

muy cerca de Shalott.

Bajo el azul del cielo despejado

su silla tan lujosa refulgía

el yelmo y la alta pluma sobre el yelmo

como una sola llama ardían juntos

mientras él cabalgaba a Camelot.

Tal sucede en la noche purpúrea

bajo constelaciones luminosas,

un malvado meteoro se aproxima

a la quieta Shalott.

Su clara frente al sol resplandecía,

montado en su corcel de hermosos cascos;

pendían de debajo de su yelmo

sus bucles que eran negro cual tizones

mientras él cabalgaba a Camelot.

Al pasar por la orilla y junto al río

brillaba en el espejo de cristal.

“Tiroliro”, por la margen del río

cantaba Lanzarote
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

39 comentarios

Marlenee -

me gusto mucho el poema!!!

KIRI -

Exactamente es eso, Fu: hay quien vive contemplando y hay quien vive actuando. Creo que la muerte de la Dama es una lección para los que tendemos a aislarnos y contemplar en exceso. Hay que salir al mundo y arriesgarse. Eso dicen, vamos.
Esa película en la que trabajaste tengo que buscarla por ahí. A ver si adivino quién eres.
Un beso, :-)

fu -

Al parecer, el tema del aislamiento, que la dama esté sola en su torre, tiene que ver con la necesidad del artista de aislarse para poder ver el mundo desde una postura exterior a él y comprenderlo mejor. Por ejemplo, es muy fácil ver los defectos en los demás y difícil verlos en uno mismo, porque desde fuera es más fácil, la distancia nos da perspectiva. Pues lo mismo. Respecto al espejo, yo creo que hay dos tipos de personas: las que viven contemplando el mundo y las que viven actuando. Hay una peli española que se llama "algunas chicas doblan las piernas cuando hablan" que es la historia de dos hermanos que justamente, uno de ellos dibuja las chicas que le gustan, es un artista, un contemplador, y él envidia a su hermano que es un ligón empedernido, es el que actúa. La peli no es buena, a pesar de que yo trabajé en ella, pero en cierta manera habla de algo que venía a cuento con la leyenda ¿no? Muac!

Sur -

Ya veo,a mí siempre me gustó la historia, en el insituto se me daba bien, sin embargo cuando recibí mis primeras clases de Historia del Arte no tuve ninguna duda.
Estoy cursando cuarto curso, aquí en Sevilla,el año que viene ya acabo :)
Por cierto,sabes de alguna otra página en internet que tenga relación con Waterhouse?. Un besito.

Kiri -

Estudié Geografía e Historia, Sur, en la rama de Historia Antigua, en la Universidad Complutense de Madrid.
Al final me decidí por Antigua, aunque anduve dudando con Medieval y con Historia del Arte.
Cualquiera de ellas me hubiera gustado. La Historia es mi vocación.

Sur -

Claro que sí, la historia del arte refleja unas creencias y un modo de vida en determinado momento. Cuando observas un cuadro puedes analizar un número de factores que te dan una información sustanciosa: lugar de prodecendia, dataje, mecenas...
En este caso el final del siglo XIX y el comienzo del mismo anunciaba una vuelta al medievo, a un misticismo que quería ensalzar unos valores morales de antaño y que en la naciente sociedad industrial se perdían... Waterhouse tiene mucho que ver en ello.
Qué estudiastes en la facultad? Besitos.

Kiri -

Hola, Sur, un placer leer lo que has escrito. Es verdad, hemos obviado lo que ningún buen historiador debe obviar: ese texto y ese cuadro,enésima reinterpretación del mito antiguo, fueron realizados en un determinado contexto y han teñido el mito con su propia ideología.
Me has recordado a un libro llamado "¿Hacemos Tabla Rasa del Pasado?", de mis tiempos de la Facultad. El nombre del autor no lo recuerdo. Defiende la tesis, a mi juicio muy acertada, de que, de algunos documentos históricos (textos de historiadores antiguos, poemas que se refieren a leyendas, etc.), obtenemos más información sobre el momento en que fueron escritos que sobre el momento que ellos mismos reflejan.
De modo que aquí, Tennyson y Waterhouse, cada cual por su lado, estaban llamando la atención sobre la reclusión y el aislamiento en que podían estar viviendo muchas mujeres de la época victoriana.
Otro beso para ti, Sur.

Sur -

mi primer contacto con los mitos lo tuve en la facultad, con la asignatura de mitologia, en paralelo conocí la pintura prerafaelita, fue de casualidad, a pesar de que curso Historia del Arte, pq en la facultad no hacen hincapié en esta corriente, a raiz de ahí comenzé a investigar por mi cuenta y a ser consciente del gran circulo cultural donde esta se integra: mundo celta, la mitologia, la poesia, la religión...y sí, es muy acertada el asignar un doble sentido al mito de la Dama Shalott, al fin y al cabo la pintura prerafaelita y su círculo más próximo tuvieron entre sus manos un importante papel en la sociedad femenina inglesa, en este caso, el desprestigiarla con condiciones basadas en la buena pero hipócrita moral victoriana. Un beso a todos.

Erizo -

Bueno, bueno; por supuesto que creo Otto es el de la peli Laura: una de las mejores esa actriz que ahora mi no recordar cómo se llama.
Y sí, es buenísima esa peli, durante un tiempo fue fetiche para mí, la tero muxi. Me guta mucho, además. Me da rabia porq esa actriz murió pronto y no pudimos sacarle el provecho bien bien, o fue que no tuvo éxito la actriz, ay ya no recuerdo nena!!
Eso sí: ahí te va lo q tienes que poner detrás de blogs en la dire para q te salga la bitácora que yo visitaba antes; mira, me la recordaste, jeje: oblivion. Verás tu cuadro querido nada más abrirla.:)
Antes era mu guena, ahora ya no sé, voy a ver, jiji

Kiri -

Buenas tardes ya, guapa.
Yo creo que es la ambientación de la película. La luz o algo que no sabría decir, que le da un aire de misterio. El momento en que el chico se ha quedado dormido, después de contemplar el retrato, y entonces entra ella misma, vivita y coleando en el piso, me parece genial.
No recuerdo el nombre de la actriz. Era una mujer bellísima, para mi gusto de las más-más.
Y las pasiones que provoca su personaje... En fin, un gustazo de peli.

Bambolia -

Kiri, Laura es una de mis pelis preferidas. ¡Qué cosas! y mira que no soy de decir "esto es lo que más me gusta" o "los mejores 50 de no sé qué"... pero esa peli me fascina. Ya ves...

Buenos días, :-)

Fri -

Sí, con lacitos rosa, en plan borreguita de Norit. Jajaja

Llevo reflejos, sí. Y la cabellera me da trabajo para lavarla y echarle mascarillas nutritivas, espuma y esas cosas, pero para peinarla es muy facil. Vamos, que no la puedo peinar como se hace con el caberllo liso, sino de una forma más artesanal. :P

Y bueno, que se me ha ido el tema del miedo y no me acuerdo de lo que quería decir, pero ayer estuve en una boda multiculti muy molona, con danzas tunecinas incluídas y ya contaré algo cuando pueda.

Besos, guapas. ;-)

Kiri -

Sí, yo tengo bastante pelo en la cabeza, pero mu lacio. En el cuerpo tengo menos pelo que en la cabeza, aunque, extrañamente, más rizado, :-P.
Lo que me molaría es tener alguna púa como las tuyas, Eri, porque,un poner, teñidas cada punta de un color quedarían de lo más molón.
Lo que tiene que hacer la Fri es tejernos jerseys, juas.
Yo, cuando era pequeña, creía que las vainas de algarrobas secas que había en el suelo del Retiro, eran el Demoño, y que, si las pisabas sin darte cuenta, te quedabas cojita.
Sí, sí, me encantan los vampiros del cine alemán: el Nosferatu ese, con sus sombras en la pared. Y el tío psicópata aquel, el vampiro de Düsselforf.
¿Otto Preminger no es el de la peli Laura? Me gusta muchísimo esa película, la he visto un montón de veces.

Hala, me voy a preparar la comida.

Seguiré dando el coñazo con los mitos, je.

Ericillo -

Bueno, es que la Fri tiene una cabellera espesa y supongo que le llevará un buen rato arreglarla; aunque por lo que he visto en fotografía: parece ser que tú también la tienes bien espesa, el color es el mismo en los dos casos, aunque la Fri tiene algunos reflejos, a lo menos, cuando yo la vi. Sólo deciros que si queréis os presto la mía que en dos segundos se seca, juas juas, debido a lo escaso de los cabellos, jiji.
Pues Kiri, por poco escribes un ensayo sobre el paralelismo en la leyenda y ...bueno en cuanto a lo del miedo del vampirismo y tal y tal imágenes en cine alemán: es justo éso lo que hizo grande a cine alemán de la época: su expresionismo. Aunque no lo creáis, creo que sí, porque lo sabréis, fue una época grande que se trasladó en la figura del Oto Preminger nomás un poquito de refilón- a Hollywood.
De pequeña en el pueblo, bajaba las escaleras de la casa de mi tía con un miedooooooooo, tenía que bajar dos plantas para llegar al lavabo que estaba fuera, en un patio. Pol diosss qué miedor!!

Kiri -

Cada vez que dices eso de las lanas, te imagino como una ovejita algodonosa y llenita de lazos de raso. Es una pasada, jaja.
Nunca he estado en una ceremonia multiculti, a ver si te cuentas algo.

Fri -

Interesante lo que dices, Kiri. Luego te contesto, que me voy a una boda multiculti y tengo que prepararme las lanas. ;-)

Kiri -

Pero además, la leyenda tiene un substrato mucho más extraño y primitivo, que habla de seres temidos, ocultos en islas encantadas.
¿Por qué la Dama vive sola, aislada, y nadie entra en su isla, de modo que ella sólo puede ver el mundo a través de un espejo mágico?
La leyenda dice que es una hechicera, y que está castigada. Como el mito griego de Aracne, realiza sin descanso una labor textil, como castigo divino.
Mirando el mundo real desde la oscuridad, como las Hilanderas del cuadro de Velázquez.
Como la anciana que hilaba en la torre más inaccesible del castillo de la Bella Durmiente, y que resultó ser la bruja que propició que la princesa se pinchara con el huso y entrara en su sueño de cien años.

Me pregunto qué zona del ser humano señala ese mito, tan terrible que tiene que vivir perpetuamente encerrado donde no mantenga contacto alguno con nadie en ninguna circunstancia, bajo pena de muerte.

Me lo pregunto y me lo contesto, con mi psico, pero eso no puede escribirse. Está prohibido. :-))

Kiri -

Esta es una bonita noche para bucear en los mitos.

Ante todo, percibo en el poema de Tennyson el relato de una profunda decepción. El gran Lanzarote, de pronto, parece interesante sólo cuando los ojos que le miran son los de la Dama. Sin el espejo mágico y sin la fantasía de ella, Lanzarote no es nada.
Lo terrible es que, cuando ella toma una decisión, por fin, para abandonar su posición de simple espectadora-admiradora, muere.
Casi se puede ver en esto una manifestación de la amenaza que ha pesado secularmente sobre la mujer, en caso de que dejara de ocupar una posición pasiva y oscura.
Hoy en día puede parecer una falacia la disyuntiva de la Dama de Shalott, consistente en: o sigues bordando y admirando a Lancelot, recluída y a respetuosa distancia; o mueres. O no, o tal vez no sea tanta la falacia. Actualmente, los Lanzarotes ex-admirados y bajados del pedestal tienen, a veces, muy mal perder, como vemos a menudo en la prensa.

Digamos que se trata de Cenicienta al revés. Cenicienta es premiada porque encarna las características de la "buena mujer": bella, hacendosa, humilde, bondadosa. Esto la hace digna del Príncipe Azul admirado.
La Dama de Shalott renuncia a tejer sombras, o sea, a bordar el tapiz de las glorias ajenas, toma la decisión de salir de su encierro y enfrentarse a la vida real. Y muere como castigo.

Bambi -

Pos a mí no me da excesivo miedo. Será porque estoy acostumbrada a salir de noche entre pueblo y pueblo desde que tenía 16 años. Las carreteras de la sierra de Gúdar son de las que se suele decir "donde Cristo perdió el gorro", y verdaderamente, es cierto. Son todo curvas, sombras, pinos... Hace dos años me volví sola conduciendo desde Valdelinares y sí que iba pensando en si me podía pasar algo, pero no me dio miedo por la oscuridad. Es extraño porque soy una persona muy, muy, muy miedosa. De niñas, mi hermana y yo no éramos capaces de bajar por la noche a cerrar la puerta de la calle -de esas enormes, toda claveteada... ¿dónde estará?- y echar la cadena. Nos acompañábamos la una a la otra, y bajábamos los escalones a la par. Nos daba mucho miedo pasar por la primera planta, que era donde había vivido mi bisabuela.

Nunca he visto un dolmen. Cuando lo vea os diré si me da miedo, :-)

Lo del Valle de los Caídos es de juzgado de guardia. Estuve hace cuatro años, para Semana Santa, y cuando fui a entrar en la basilica o como se llame, me temblaban las piernas. Jamás me había pasado algo así. Estaba impresionadísima. Me dio tanta repugnancia que allí hubiese gente rezándole a los dos impresentables que hay enterrados y que unos frailes sean capaces de guardar los cuerpos de esos criminales...

Kiri -

Y bueno, si hablamos de la oscuridad del Bierzo, ya es pa cagarse.

Kiri -

La Cruz de los Caídos debería ser derribada. Artísticamente no vale una mierda y como símbolo, no digamos lo que es. Me parece escandaloso que se conserven todavía las enseñas fascistas en este país. Es uno de los muchos colmos de la dejadez y la poca vergüenza de los poderes públicos.

Yo creo, por otro lado, que los símbolos de lo culturalmente considerado como sobrenatural, como las cruces, tienen a menudo una lectura inversa que causa terror.
Comparto con mi psicóloga la afición a los mitos, ella en sus interpretaciones psicológicas y yo en la de símbolos culturales. Ayer, en la consulta semanal, hablamos de todo esto y fue muy interesante. La propia dama de Shalott, tan poética y romántica a primera vista, tiene una segunda lectura. Luego cuento algo.

Respecto a la oscuridad del campo, creo que nos da miedo a todos desde que éramos autralopitecus. Es la muerte, en forma de depredadores y de mil peligros muy reales, lo que acechó ahí durante millones de años. Eso no lo borra la civilización así como así, si acaso lo reconvierte en mitos o en leyendas.

Fri -

Sí, y vampiras tetonas seguro que también había. :P

Pero bueno, a mí me da miedo la oscuridad en el campo, tanto si es en Alemania como en Majaelrayo. Creo que la imagen de terror es muy parecida y no tiene que ver con el supuesto glamour, que tampoco es que los alemanes tengan glamour porque yo no se lo veo por ningún lado.

La verdad, Kiri, es que debió ser una imagen sobrecogedora la de la cruz. Yo recuerdo como imagen terrorífica una vez que volvíamos a Madrid por la carretera de la Coruña y se nos apareció la Cruz de los caísdo a lo lejos en medio de un atardecer con nubes moradas y rojas. Daba pavor.

Kiri -

Ni idea sobre una bitácora de Historia por aquí, Eri.

Si la encuentras, me lo digas, porfa.

Fri: allí había vampiros, seguro. Y vampiros teutones, que son los más voraces. Escapaste por los pelos.

El año pasado, Alicia y yo andábamos por los Bierzos leoneses. Una tarde cogimos el cochecillo y nos fuimos a ver los pueblos de la Maragatería. Cenamos pedazo de trucha en Castrillo de Polvazares y, claro, al volver a Ponferrada (donde dormíamos) ya era de noche.

Lo mismito que por la tarde nos había parecido una monada: la Cruz de Ferro, los pueblecitos abandonados a los lados de la carretera, las montañitas...por la noche, en aquella ruta solitaria daba muchísimo miedo. Sobre todo la cruz, en lo alto del majano de piedras, a la luz de la luna. Y aquellas casas medio derruidas.
Seguro que había vampiros y de tó. No tan glamurosos como los de las Alemanias, porque eran bercianos (y,nos guste o no) lo berciano no resulta especialmente glamuroso. Pero bueno, aquello tenía su cosa, y, para una peli de terror de bajo presupuesto de los años 70, pues hubiera valido.

Así que este verano volvemos.

Erizo -

El cuadro de arriba lo tenía otra bitácora que yo visitaba antes por aquí, iba sobre Historia, ya quité el enlace y ahora no sé encontrarla, ummm.
Es guapa esa leyenda.

Fri -

Si a mí el campo me da yu-yu.

Hace un par de años fuimos a una cena en un castillo en la frontera con Alemania. Era invierno y noche cerrada. Ni una puñetera luz, alguna casa cerrada, como si no viviera nadie, silencio y los faros del coche como único auxilio. Todo desierto y algún bicho ululando. Ahí sí que pasé miedo. Luego, en el castillo todo bien, pero al salir, como estaba en el quinto pino, la misma sensación de horror. Y mira que he vivido en el campo, pero la noche cerrada me da miedo. Para mí que le pillé miedo de vivir en el campo. :P

Kiri -

Porque eres de campo y eso marca. :-p

Fri -

Pues a mí siempre me han encantado los dólmenes y nunca me han dado miedo.

Kiri -

Una vez me contaron que, en una pared de cierta cueva que yo conozco, uno podía ver lo peor de sí mismo, reflejado y convertido en un ser con vida propia.
Eso sí que da miedo. Se podría escribir un gran relato de terror con esa idea.

Pero creo que, por ahora, prefiero dormir la siesta.

Kiri -

jajaja

Bueno, quizá haya llegado el momento de rehacer las leyendas.

A mí los dólmenes me dan un miedo que te cagas, a la vez que me entusiasman. No me extrañaría nada encontrarme en sus cercanías cualquier ser de las tinieblas alguna vez.

Fri -

Pues montar una taberna en un dolmen. Ya que son celtas y eso.

Es que estos celtas... El bisabuelo de mi sobrino, celta de pura cepa, decía que un día, (viniendo un poco bebido, eso no lo decía él pero yo creo que fue así), se le había aparecido el diablo al lado de un menhir...

Kiri -

Pues no sé, eso quedaría un poco raro en una leyenda céltica y tal.
Pero sí, tienes razón, claro que sí. :-))

Fri -

Pues eso de que deje de tejer mola y eso, porque debe ser un coñazo, pero ¿por qué se tiene que morir?

Siempre puede montar un bar de copas y dedicarse a la noche Ibizenca.

Kiri -

A mí me parece una de las historias más bellas del mundo.

El cuadro de Waterhouse que puse arriba, recoge el momento en que la Dama embarca hacia Camelot.

Kiri -

Sin embargo, la Dama ya ha tomado la decisión de no tejer más sombras, ni vivir a través de las vidas de otros reflejadas en un espejo.

Un día, sale del palacio, sube a una barca y se deja ir flotando por el río hacia Camelot.

El castigo mágico por haber abandonado su encierro no se hace esperar: la Dama llega muerta ante las murallas de Camelot. Allí, asombrados y llenos de pena, los habitantes del castillo recogen su cadáver de la barca, junto con una carta en la que, antes de morir, escribió:
"Estoy harta de tejer sombras".

Kiri -

Un día, ella aparta la vista del tapiz y piensa:

"Estoy harta de tejer sombras".

Y decide intentar adentrarse en el mundo real, para vivir una vida real como la de los personajes de Camelot que ve en su espejo.

Así consigue declarar su amor a Lanzarote y hacerle llegar un trozo de tela de su vestido, con la esperanza de que él lo lleve como divisa en el próximo torneo.

Pero el corazón del caballero pertenece a Ginebra, y es la divisa de ésta la que llevará en su lanza. Así lo ve, con profundo desconsuelo, la Dama de Shalott en su espejo mágico.

Kiri -

La imagen es de Waterhouse.

La leyenda de la Dama de Shalott cuenta la historia de una hechicera encerrada en la isla del mismo nombre, a medio camino entre Camelot y Winchester.
Vive condenada a tejer un tapiz inmenso, en el que escenifica las aventuras de los caballeros de la Tabla Redonda, las cuales puede ver a través de un espejo mágico que tiene en su poder.

Como no puede salir del palacio, ni de la isla, vive a través de las vidas de otros, a distancia. Y así es como se enamora del caballero más valiente que ve en su espejo: Lanzarote.

Un sueño advierte a la Dama que morirá si sigue mirando a Camelot, pero ella ya no puede dejar de hacerlo.

Kiri -

También quiero destacar eso de "tiroliro".

¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

Kiri -

No es 1943, sino 1843, claro.

Kiri -

Alfred Tennyson, 1943.
El segundo fasciculo otro día.

Sólo quiero subrayar una frase:
Harta estoy de tinieblas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres