Blogia
Kiribati

Una Antigua Costumbre

Una Antigua Costumbre Contaba Herodoto de Halicarnaso , aunque nadie le creyó jamás, una curiosa costumbre del pueblo perdido de los etíopes nabucos.
Cuando un etíope nabuco llora el recuerdo de algo que, aun a pesar de que nunca existió, le es muy querido (como un sueño o un amor eterno), trenza una cesta con mimbres de los cañaverales del Nilo.
Dentro, forma un mullido lecho de pétalos blancos de loto, en cuyo centro susurra el nombre de su querido recuerdo.
Después, ata a la cesta pequeños lazos de seda, de todos los colores del arcoiris.
Vierte ciento diez lágrimas sobre ella, y, en una noche de luna llena, la deja ir para siempre, flotando sobre las aguas del río.
Si algún otro etíope nabuco, paseante nocturno de la ribera, ve pasar una cesta de los recuerdos que nunca existieron, murmura una canción y disimula.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Kiri -

O muchacha...

La_Web_ona -

Pues le haran falta muchas cebollas al muchacho.

Kiri -

Cuídate mucho. :-)

Erizo -

Saludos chata.
Me gusta tu blog.
Un erizo retirau en la vida monacal erizal, con casco y to.

Kiri -

Bueno, será verdad si queremos que lo sea.
Un beso, Esstupenda.

Esstupenda -

Si no es verdad habría que inventarlo.
Enhorabuena
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres