Blogia
Kiribati

Caricia

Caricia Dormitaba y soñó con una caricia.
Percibió el contacto de una mano recorriendo despacio su espalda. Una mano suave, con dedos que crepitaban como el papel de hacer farolillos.
Prefirió seguir durmiendo.
La sensación persistió, aunque disfrazada: peces diminutos agitaban las aletas nadando en el estanque en que se había transformado su cuerpo.
En su sueño, la caricia se confundía con el placer que le llegaba desde dentro de sí, como inoculado al revés.
Sonrió.
Despertó.
Era verano. El sol de la mañana se reflejaba en la pared del dormitorio y llegó hasta sus oidos el rumor de las olas a través de la ventana abierta.
¿Quién estaba a su lado?
Tarde o temprano tendría que volver la cabeza para mirar.
Borró su sonrisa.
Pensó que las caricias deberían tener vida propia, no haber nacido de la voluntad de nadie, no proceder de ninguna mano real. Ser sólamente hijas de los sueños.
Peró al fin volvió la mirada y descubrió que quien acariciaba su espalda se había marchado.
Con gran alarma, percibió que deseaba salir en su busca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

23 comentarios

Noa -

Jajajaja, es que la de los pre...tb me molaría a mí; en realidad, las devoraría toassss, incluso la de copias sobre las originales, jeje!!
Abrazos sin pupita!

Kiri -

Desde luego, me estoy dando cuenta de que este blog está lleno de gente en pelotas.
Quizá he visto la luz y he descubierto mi verdadera vocación de nudista.
Va a ser eso.

Kiri -

Noa, sí me acuerdo, pero no del nombre. Ya nos acordaremos.

Los virginianos somos muy cariñosos: los que más. Lo que pasa es que somos elegantes y tal, y nos autocontrolamos con exquisita discrección.

Cuidadín con las pinturas que hablan. :-))
Yo tengo un tío que de pequeño veía a Dios en la huevera de encima de la chimenea.
Esto no tiene que ver, es que me ha venido.

La expo que quiero ver pronto es la de los prerrafaelitas que ponen en la Fundación la Caixa de Madrid. Igual mañana mismamente.

Noa -

Toy notando que quizás has visto ya la expo Ame?¿; na, la pintureta que me habla...la tengo justo encima de la televisión de casa, qué mal sitio pol dios!!, ahora que lo pienso, a remodelar la decoración de los alrededores de mi tv: qué mal, qué mal...
Recuerdas aquel pintor polaco amigo del Modi(na, toy como las cabras, que me vino ahora al tarro...coño que no encuentré na por inter, y encima ahora ni recuerdo su nombre para ponértelo: en su día en Maru sí que lo cité: juer qué miradas de mujer tenía explayás en sus cuadros...ando buscándolo como agua de Mayo, pero mis segundos en internet son ya oro.

No me juzquéis pol dios, por tener esta pintura encima de la tv, que a mí misma mestá dando urticaria, cuanto llegue, va fuera.
abrazos.

Noa -

Juer, to esto ya lo había leído antes, que si a mí no me gusta que me toquen y demás, mirad hacia atrás y veréis que algunos virginianos ya nos declaramos así hace ya.:)
Es que hace una el esfuerzo de venir, pa leer lo mismo, irsosssss a freír monos, ala!!

Kiri -

¡Qué error, hermana Gru!

Donde esté el meneo sabrosón de las maracas, que se quite todo.
A ver si has visto tú a alguien desfilando con arpa en los carnavales de Río, por ejemplo.

De todas maneras, yo lo mío es la botella de anís del mono, de la cual soy una virtuosa *: ris ris ris.

_________ o ________

(*) lo de virtuosa es un poner.

Gru -

Ya, ya, a pecar te voy a mandar. Pues no que te me desvías del camino. Ya me estás aprendiendo a tocar el arpa que es un instrumento muy fino (no como otros instrumentos). :P

Kiri -

Sí, hombre.
Pa tocar el arpa vamos a quedar, no te jode.
No, no, a mí mándame al infierno. Si yo soy muy sufrida y eso.

Gru -

Hermana, el infierno, con tanta compañía, debe ser de lo más pecaminoso, que luego me usáis las calderas como jacuzzis...

No sé yo si el infierno es un buen invento. En el cielo, estáis vigiladitos y con un arpa en la mano que no os deja hacer nada de nada. :P

Kiri -

Tiene usted razón, hermana. A este paso, me veo en el infierno con todo el consejo de administración de Aperitivos Medina.

Gru -

Las avellanas deberían prohibirse por su incitación al sexo. La forma de las avellanas es, cuanto menos, lujuriosa.

Kiri -

Tonta estoy, por Dios.

Kiri -

Pos andará cogiendo avellanitas, jajaajaja

Gru -

Esa mano traviesa ¿por dónde andará?

Kiri -

Tiés razón.
Eso de que viene la manita me recuerda a la familia Adams, ji ji.

Aber -

No, que quiero caricias. Y las prefiero despierto, claro. Dormido no te enteras.

Kiri -

Aber, pues tú duerme como un niño bueno, que viene la manita y te sobetea. :-P

Kiri -

Ya, si a mí tampoco me gusta que anden jodiendo la pava cuando duermo.
Por eso el o la prota de la historieta como que se siente ambivalente, porque por una parte le ha gustado el tocamiento, pero por otra dice, joer, ahora hay alguien en mi cama y tendré que tomar alguna postura y tal.
Es un dilema de la mente humana de las personas.

Gru -

A mí no me gusta que me toquen cuando duermo o me relajo. Hay gente a la que le gusta dormir abrazada, pero a mí me agobia sobremanera, quizás porque soy una sibarita del buen dormir y del estar conmigo misma. Si un ente me acarcia la espalda, o lo que sea, mientras estoy en mi duermevela ése en el que disfruto tanto, lo más seguro es que se lleve un manotazo.

Aber -

Yo también quieroooo :-(

Kiri -

Esos entes acariciones molan mucho, por cierto.
:))

Kiri -

Lo demás lo pongo otro día.
:-P

Gru -

¿Y sólo acarició la espalda el Ente? Ya podía haberse esmerado un poco más, que para una vez que acarician...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres